pvvs.org

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home

Guia para el manejo de sangre y otros fluidos del cuerpo en las escuelas

Muchas personas que trabajan en escuelas tienen la preocupación de que el VIH pueda ser transmitido a través del contacto con sangre y otros fluidos del cuerpo al ocurrir un accidente.

El VIH, como se ha mencionado anteriormente, ha sido hallado en concentraciones significativas en la sangre, semen, secreciones vaginales y leche materna. Otros fluidos del cuerpo tales como heces fecales, orina, vómitos, secreciones nasales, esputo, sudor y saliva no transmiten el VIH (a menos que se vea que contienen sangre). Por otro lado, estos fluidos del cuerpo sí contienen gérmenes infecciosos que podrían ser causantes de otras enfermedades diferentes al SIDA. De tener contacto con alguno de estos fluidos del cuerpo, usted podría estar en riesgo de contraer alguna otra enfermedad. Se debe recordar que generalmente el riesgo de transmisión de estas otras enfermedades es muy bajo y depende de ciertos factores, incluyendo el tipo de fluido con el que se tiene contacto y el tipo de contacto. Específicamente en el caso del VIH, nunca se ha reportado un caso de transmisión en una escuela (o en condiciones similares), aún cuando ha existido contacto con sangre u otros fluidos del cuerpo.

De todos modos, es buena política de higiene tratar a todos los fluidos del cuerpo como infecciosos, de forma que se proteja al personal de infecciones con cualquier germen o virus. El procedimiento que se describe a continuación, ofrece protección de todos los tipos de infección y deben ser seguidos rutinariamente.

¿Cómo se deben manejar los derramamientos de sangre u otros fluidos del cuerpo?

Siempre que sea posible, use guantes desechables e impermeables cuando crea que puede estar en contacto directo con fluidos del cuerpo (por ejemplo, cuando atienda hemorragias nasales, tenga que manejar ropa con excrementos o limpie derramamientos con la mano). Los guantes utilizados para este propósito deben ser desechados en una bolsa plástica o un cesto de desperdicios forrado, asegurado y que se vacíe diariamente.

Si inesperadamente entra en contacto con líquidos del cuerpo o si no hay guantes disponibles (por ejemplo: al limpiar narices o al poner presión para detener una hemorragia fuera del salón de clase, o al ayudar a un estudiante en el baño), debe lavar sus manos y cualquier parte de la piel que haya entrado en contacto con los fluidos por un mínimo de 10 segundos con agua y jabón al terminar el contacto directo. Esta precaución es recomendada para prevenir la infección no solo del VIH, sino de otros patógenos también. Como hemos mencionado anteriormente, la sangre, el semen, las secreciones vaginales, la leche materna y los fluidos del cuerpo contaminados con sangre, pueden transmitir el VIH. El limpiar narices, saliva o vómito, no representa riesgo de transmisión del VIH.

Muchas escuelas ya tienen procedimientos estandarizados para remover fluidos del cuerpo como vómitos. Estos procedimientos deben ser revisados regularmente por personal preparado para determinar si las medidas apropiadas de limpieza y desinfección han sido incluidas.

El lavado de manos

El lavado de manos adecuado debe hacerse con agua tibia y jabón, restregando con fuerza bajo el flujo de agua por un mínimo de 10 segundos. Si las manos permanecen visiblemente sucias, más lavado es requerido. El cepillar las manos con jabón remueve la suciedad y los microorganismos. El flujo de agua es necesario para que se lleve la suciedad y las partículas. Enjuáguese las manos bajo el agua y séquelas bien con papel toalla o con un secador de aire. Cuando no haya facilidades para lavarse las manos, utilice un limpiador antiséptico, siguiendo las indicaciones del manufacturero.

Desinfectantes

Un germicida registrado por la Agencia de Protección Ambiental (EPA) o una solución de 99 partes de agua por cada parte de blanqueador (o un cuarto de taza de blanqueador por galón de agua) inactiva el VIH, y debe ser usado para limpiar todos los derrames de fluidos del cuerpo. En mayor concentración el blanqueador puede ser corrosivo y es innecesario. Las superficies deben ser limpiadas antes de ser desinfectadas.

Desinfectando superficies y el mantenimiento del equipo

Aunque no se ha encontrado que las superficies duras sean un medio que pueda transmitir el VIH, es buena higiene el limpiar completamente todas las superficies. Para hacer esto, cepille la superficie para remover el sucio y aplique un germicida (como la solución de blanqueador y agua descrita anteriormente) al equipo usado. Los estropajos deben ser sumergidos en esta solución después de ser usados y enjuagados con agua. La solución debe ser desechada por un desagüe. Los guantes deben ser removidos y desechados en receptáculos apropiados y las manos deben lavarse como se describió anteriormente.

Instrucciones para lavar ropa sucia con fluidos del cuerpo

Es importante recordar que la ropa sucia nunca ha sido implicada en la transmisión del VIH. La ropa contaminada se tiene que lavar con agua y jabón para eliminar agentes potencialmente infecciosos. El añadir blanqueador reducirá, aún más, la cantidad de agentes potencialmente infecciosos. La ropa que se haya mojado con fluidos del cuerpo se debe lavar por separado. La ropa que esté muy sucia puede requerir ser remojada. Aparte de esto, lave y seque la ropa como acostumbra, siguiendo las instrucciones del detergente. Si el material no destiñe, añada media taza de blanqueador a la máquina de lavar.

 

Encuestas

Te gustaria recibir charlas/conferencias sobre el VIH / Sida