pvvs.org

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home

Buenas noticias

Toronto (Canadá) - Aunque la XVI Conferencia Internacional sobre el Sida celebrada en Toronto ha constatado el progreso realizado en los últimos años contra la enfermedad, la reunión también ha dejado claro que quedan muchos problemas por solucionar.

Los avances

En el capítulo de los avances sin duda uno de los más mencionados ha sido la constatación de que en el Africa subsahariana, la región más afectada por el virus de inmunodeficiencia adquirida (VIH), el número de personas tratadas con antirretrovirales se ha multiplicado por 10 con respecto a hace tres años.

En total, más de un millón de personas en la región reciben el tratamiento.

Aun así, sólo un 63 por ciento de las personas que deberían estar tomando medicamentos lo hacen. Y a nivel mundial, la cifra de personas en tratamiento se reduce al 24 por ciento.

Otra de las buenas noticias de la cumbre ha sido la atención prestada a la prevención de la propagación del VIH y los avances que se preven en el corto plazo en métodos, técnicas y productos para dificultar la transmisión del virus.

El uso de condones ha sido ampliamente promovido por la mayoría de presentes en la cumbre, incluidos el matrimonio formado por Bill y Melinda Gates y el ex presidente estadounidense Bill Clinton.


Pero la realidad es que el uso de preservativos es mínimo en muchos países por la oposición de los hombres y la imposibilidad de las mujeres para imponerlo.

En Toronto, Clinton, Gates y el enviado especial de la ONU para el sida en Africa, Stephen Lewis, han destacado los avances en el terreno de los microbicidas, cremas que las mujeres tendrán la libertad de utilizar a voluntad y que formarían una barrera para impedir la penetración del VIH.

Hay al menos 16 microbicidas en desarrollo, de ellos cinco en fase avanzada, y los primeros productos comerciales podrían estar disponibles dentro de cinco años.

Otra herramienta preventiva que se apunta es la circuncisión masculina. Un estudio realizado el año pasado señaló que la tasa de reducción de infecciones entre hombres circuncidados es del 60 por ciento.


De confirmarse estas cifras el próximo año, Lewis considera que sólo en Africa la circuncisión masiva de la población masculina podría reducir, al año, en dos millones el número de infecciones.

Y por supuesto, la ansiada vacuna. Lewis está seguro que antes existirá un microbicida y después una vacuna.

La fecha no será antes del 2016, pero científicos y activistas repiten una y otra vez que es la única solución para que la epidemia desaparezca ya que no hay cura para el sida.

Para obtener esa vacuna la clave puede pasar por aquellas personas que están infectadas con el VIH pero no desarrollan sida. Son una excepción, alrededor de 1 por cada 300 infectados.

La Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard ha identificado a unas mil personas con estas características y ha anunciado que analizará su material genético para encontrar el origen de su inmunidad.

Estas son las buenas noticias. Las malas son tantas o más numerosas.

En primer lugar, el 76 por ciento de los enfermos que necesitan tratamiento en los países en desarrollo no recibe los medicamentos que salvarán sus vidas. El resultado es que el año pasado murieron 2,8 millones de personas a consecuencia de la enfermedad, un poco menos de 8.000 personas al día.

En el mundo viven 40 millones de portadores del VIH.

Hasta ahora Africa ha sido el continente que más ha sufrido con la enfermedad pero los expertos han advertido que el crecimiento del HIV/sida en Asia, el continente más poblado del planeta, se está acelerando y sin una intervención rápida y decidida se podría disparar en los próximos años.

Para encarar estos problemas serán necesarios 15.000 millones de dólares este año y para el 2010 la cifra se duplicará.

Los países más ricos del mundo no están cumpliendo con las aportaciones prometidas para la lucha contra el SIDA, lo que Lewis ha calificado de "traición".

Para referirse a la actitud de muchos de los principales nombres del sector farmacéutico, los activistas usan la palabra "avaricia".

La realidad es que pese al progreso, los medicamentos tardan en llegar a los países más pobres y los más efectivos tienen precios desorbitados.

 

Mas Buenas noticias sobre SIDA

Algo a lo que me está empezando a acostumbrar la sanidad en España es la innovación y el avance en investigación.
Hoy me llega una muy buena noticia. La transcribo textual:

"Va a comenzar el primer ensayo de una vacuna española contra el sida, con la participación de los hospitales públicos Gregorio Marañón, de Madrid, y Clínic de Barcelona. Estos centros se encargarán de reclutar para el ensayo clínico en fase I a personas no infectadas por el VIH (virus de la inmunodeficiencia humana), es decir, voluntarios sanos, para comprobar si la vacuna genera en el organismo una respuesta inmunológica de defensa frente al VIH.
Esta vacuna, desarrollada por el investigador Mariano Esteban, del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha sido ya ampliamente probada en modelos animales y con excelentes resultados, hecho que ha animado a pasar a su estudio en voluntarios sanos. En la sede del hospital Clínic se presentarán mañana, martes, los primeros avances de este proyecto español que se emprende y que es pionero en sus características."
fuente: El.País.com 26-11-08

Y que conste que tanto los dos hospitales mencionados como el CSIC son estatales ........., sigo insistiendo en aquello de "distribuir adecuadamente los recursos y los esfuerzos"
Ojalá que finalmente se corone con el éxito este objetivo tan esperado. Aunque, si prospera, a los ocho años que demandó esta investigación habrá que sumar otros 10 años para finalizar los análisis.
A esta primera etapa le sigue otra en que se determina la dosis necesaria y luego la etapa final en que se prueba su eficacia.
Parece ser que existe otro estudio similar, que ya estaría en esa última etapa, en Tailandia, pero las publicaciones que encontré datan de más de 5 años.

"Hasta junio de 2008, España registró 634 casos de sida nuevos. Tres de cada cuatro son hombres. El año pasado fueron 1.345, un 21% menos que un año antes. Aun así, es uno de los países europeos en los que mayor incidencia tiene. El virus del sida se descubrió en 1981 y desde entonces ha matado a 25 millones de personas en todo el mundo. Actualmente se cobra la vida de tres millones de personas al año (1.500 en España, según el Ministerio de Sanidad), sobre todo en África. En todo el mundo hay 40 millones de infectados."

Un detalle a tener en cuenta, es que esta vacuna no evitaría la infección, pero si impediría el desarrollo de la enfermedad.

 

 

Un español busca la cura del sida en los genes

 

 

La más prometedora de las estrategias de la medicina del futuro, la terapia génica, se está poniendo al servicio de uno de los objetivos más deseados por médicos e investigadores de todo el mundo: que la infección por VIH pase de poder controlarse a conseguir ser eliminada por el organismo. En definitiva, que el virus del sida se pueda curar.

El internista español y especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de Pensilvania (EEUU) Pablo Tebas está detrás de uno de los primeros ensayos clínicos autorizados en el mundo para, mediante la modificación de un gen, intentar que el VIH no acabe con las defensas del organismo humano.
La estrategia que Tebas va a probar en humanos ya ha funcionado con éxito en el laboratorio, en un trabajo de un equipo de investigadores de la misma universidad que publicó sus resultados en junio pasado en la revista Nature Biotechnology.

El investigador español recuerda que, para acoplarse a las células T CD 4 + (un tipo de linfocito), el VIH necesita dos vías: los receptores CD 4 y el correceptor CCR5. Hace alrededor de 10 años se descubrió que algunas personas en Europa, entre el 1% y el 3% de la población tenía mutado ese correceptor. "A efectos prácticos, es como si no lo tuvieran", señala el especialista. Al contrario de lo que se pudiera deducir, esos individuos no presentan, ni mucho menos, ningún problema inmunológico pero sí una peculiaridad: por mucho que entren en contacto con el VIH, éste no consigue entrar en sus linfocitos CD4. Son, en definitiva, inmunes a la infección más devastadora de los últimos años.

El equipo dirigido por el director de Investigación Translacional de la Universidad de Pensilvania, Carl June, teorizó con la posibilidad de eliminar de las células la secuencia de ADN que codifica el gen CCR5 y, de este modo, inutilizarlo, imitando a la mutación que presenta de forma natural un pequeño porcentaje de individuos.
Sin el gen

La teoría se hizo realidad gracias a la tecnología de Sangamo BioSciences: un tipo de proteína que, una vez dentro de la célula, es capaz de buscar una secuencia de ADN determinada [en este caso, donde se expresa el CCR5] y cortarla. Tras la eliminación, la célula se vuelve a juntar y queda igual que antes, pero sin expresar el gen. June consiguió, en un tubo de ensayo, que células CD4 se hicieran resistentes al VIH.

Otra circunstancia allanó el camino hacia el ensayo clínico en humanos. A principios de 2008, un hematólogo alemán no especializado en VIH contó en un congreso el caso de un paciente seropositivo al que había sometido a un trasplante alogénico de una persona genéticamente similar pero no idéntica de células madre para curarle de la leucemia que padecía. El especialista alemán seleccionó un donante que presentaba la mutación en el gen CCR5. Casi dos años después de la innovadora estrategia, el paciente no sólo se había curado de su leucemia sino que, además, sus nuevas defensas, generadas de las células madre recibidas en el trasplante, no admitían el VIH de su cuerpo. Se trata del primer caso documentado de curación del VIH, ya que el paciente no necesita medicación antirretroviral.
Tebas explica que, tras este buen resultado, cabría pensar en la posibilidad de hacer un trasplante de este tipo a todos los seropositivos. Sin embargo, lo descarta de inmediato: el trasplante alogénico tiene, más allá del coste, importantes riesgos para el paciente, como la enfermedad injerto contra huésped, en la que el organismo rechaza las células madre que no son suyas.

Sin embargo, recuerda Tebas, para tratar la leucemia también existen los trasplantes autólogos, en los que se extraen células madre de la médula del propio enfermo para, a continuación, eliminar sus defensas con radioterapia y quimioterapia y volverlas a introducir. ¿Qué pasaría si esas células madre fueran modificadas en laboratorio para borrar su CCR5?

El ensayo en fase I que comienza ahora persigue probar en humanos esa teoría. Esta primera fase sólo estudiará la seguridad y no persigue curar a los participantes. Los 12 voluntarios, que se reclutarán "en uno o dos meses" serán, la mitad, seropositivos de entre 35 y 45 años que hayan fracasado con dos tratamientos antirretrovirales. Los otros seis serán personas a las que sí les funcione su terapia, que se les interrumpirá de forma estructurada pero no definitiva.

"El santo grial que buscamos es que se pueda hacer un trasplante autólogo a todos los seropositivos", subraya Tebas. La participación en el ensayo apenas supone molestias para los pacientes, a los que se extraerán 10.000 millones de CD4. "Aunque suene a mucha cantidad, supone menos del 2% del total", comenta. Una vez modificados genéticamente se les volverán a inyectar.

Si esta primera fase sale bien, la técnica se probará en personas infectadas con el VIH que requieran de un trasplante autólogo por sufrir otras enfermedades, como la leucemia. Si también funcionara, la generalización de la estrategia se podría plantear. Lo más interesante de este ensayo es, a juicio de Tebas, lo que se puede aprender de él: "El modelo se podría exportar a otras enfermedades, a cualquiera que estuviera mediada por la sobreexpresión de una proteína", concluye.
 

 

 
Banner

Encuestas

Te gustaria recibir charlas/conferencias sobre el VIH / Sida